Numerología: ciclos matemáticos de vida

Numerologia: ciclos matemáticos de vida · Mario Liani

El estudio de los ciclos es quizás uno de los temas más fascinantes y provechosos que puedan ser abordados por la Numerología Transpersonal, pues a través de esta certera técnica es posible determinar e interpretar los efectos del fluir del tiempo sobre cada individuo, con la finalidad de seleccionar el mejor momento para tomar ventaja al actuar.

Todo lo que existe en el Universo se mueve en ciclos periódicos, tales como el movimiento de los astros, los patrones solares y lunares, el reflujo de las mareas, el devenir de las cuatro estaciones o los ciclos de crecimiento del mundo animal y vegetal, entre otros.

Por tanto, el movimiento es la esencia del cambio y las transformaciones ocurren con el tiempo.

El inevitable paso del tiempo

Donde quiera que poses tus ojos, existe un eterno y recurrente movimiento que regula el proceso de desarrollo y madurez de cada situación o ente viviente: todo empieza, progresa y luego culmina, para así dar paso a otro ciclo donde el proceso vuelve a comenzar de nuevo.

Este movimiento implica la existencia de un ritmo de vida regido por evidentes leyes cósmicas, cuyo conocimiento y correcta aplicación pudiera anticiparte cuando ciertos eventos tendrían gran probabilidad de acontecer. En consecuencia, proporcionarte mayores probabilidades de acierto, en contraposición a los resultados poco satisfactorios que obtendrías de atenerte a procesos de ensayo y error.

Los ciclos y el inevitable paso del tiempo
Foto por wallpaperflare.com

Dentro de un esquema cíclico, cada acontecimiento se desarrolla bajo un modelo matemáticamente progresivo que involucra etapas de gestación, crecimiento, culminación y declive.

En líneas generales, el ser humano suele estar desfavorecido por desconocer la existencia de este modelo, ya que no anticipa la llegada de los momentos que pudieran favorecerle o no se prepara para enfrentar las situaciones “inesperadas” que se le pudieran presentar.

Por eso, cuando aprendes el funcionamiento de las leyes de sincronicidad que rigen los ciclos de vida y trabajas a su ritmo, fluyes en armonía con todo el Universo. En consecuencia, estás en mejor capacidad de aprovechar las influencias positivas asociadas a cada dígito y te conviertes en el gestor consciente de tu libre albedrío, aquel que te permite tener la libertad de tomar decisiones en consonancia con tu Destino o Misión de Vida.

De hecho, cada vez que tomas una decisión crucial ante la posibilidad de determinar qué opción emprender, sueles añadir nuevas líneas de acción que generan rutas alternativas y modifican tu futuro.

Ciclos personales

Cada ser humano tiene un ciclo de existencia que vibra en armonía con el ritmo establecido por los dígitos de su fecha de nacimiento, cuyo cálculo numerológico genera el dígito del Destino y el resto del programa de vida.

En efecto, el Destino es el mayor de todos los ciclos humanos, pues representa el diseño de un plan maestro que abarca el período que va desde tu nacimiento hasta tu muerte.

Este plan suministra importantes indicios acerca del tipo de eventos y experiencias que podrías enfrentar, relacionadas con los temas que viniste a aprender o a perfeccionar en tiempo presente. Esto implica que todos tus actos, conscientes e inconscientes, siempre estarán apuntando hacia esa dirección.

A su vez, este ciclo de vida (el Destino) está dividido en sucesivos períodos de larga, mediana y corta duración, todos ellos basados en un patrón de desarrollo secuencial asociado a los 9 números cardinales, cuya secuencia conforma las 9 etapas de desarrollo del ser humano.

Veamos como están distribuidos los ciclos.

  • El primero de los ciclos de larga duración abarca la infancia, adolescencia y juventud de una persona, hasta alcanzar la madurez (la duración aproximada de este primer período está comprendida entre los 25 y los 35 años de edad).
  • Los siguientes ciclos de larga duración están basados en 9 períodos anuales. Cada uno de estos ciclos – que denomino “Etapas” – posee una particular tendencia que le distingue de los otros ciclos (precedentes o posteriores) y define las oportunidades que se podrían aprovechar y los desafíos a enfrentar durante cada segmento de 9 años.

Es conveniente hacer notar que el desarrollo de los ciclos de 9 años no se calcula añadiendo 9 años a la fecha de nacimiento de cada persona, pues la vida de cada ser humano se rige por su propio reloj: por ende, el inicio y fin de un ciclo de 9 años variará de humano a humano.

  • Los ciclos de mediana duración están conformados por sucesivos períodos anuales que caracterizan la operatividad de cada etapa, año tras año.
  • Los ciclos de corta duración se generan a partir de la subdivisión del ciclo anual en ciclos mensuales y diarios, también basados en secuencias de nueve números.

Es oportuno destacar que los años en que ocurre una transición o un cambio de ciclo (generalmente, asociados al noveno año de un ciclo personal de 9 años) son los más importantes, puesto que conllevan una energía simultanea de conclusión y reconstrucción, caracterizada por fuertes situaciones de cambio que dividen la vida de las personas en un “antes” y un “después».

La anterior descripción de los ciclos personales corresponde a los postulados clásicos de la numerología pitagórica adaptada al estilo occidental. Sin embargo, tras años de estudios he desarrollado un método propio para analizar el devenir del ser humano, basado en un ciclo de casi dos años de duración, que llamo “Ciclo Bienal”.

Disponiendo de todos los dígitos numerológicos asociados a los ciclos que interactúan entre sí durante cada uno de los 365 días del año referencial, un numerólogo puede estar en condiciones de ayudar a una persona a seleccionar los días y épocas más propicias para desarrollar un proyecto, buscar empleo, invertir en un negocio, planificar un viaje o una mudanza, iniciar o cultivar una relación, entre otros.

Saber escoger el momento más oportuno

Uno de los factores que más influyen en el éxito de cualquier empresa que debamos acometer es el sentido de la oportunidad o el conocimiento previo del momento más oportuno para actuar. Algunos lo llaman “instinto”, otros lo denominan “intuición” y el resto quizás lo defina como “sincronicidad”.

Como quiera que denominemos este factor, el momento más oportuno para actuar es aquel donde se han reunido una serie de condiciones favorables a nuestro proyecto y en armonía con nuestro ser.

Saber escoger el momento mas oportuno
Foto por wallpaperflare.com

No siempre podemos intuir la “presencia” de ese factor, puesto que quizás no la percibamos. Al contrario, cuando actuamos sujetos a las apariencias y sin tomar en cuenta esa información sutil, desconocemos las circunstancias que más nos podrían favorecer y nos arriesgamos a una posible derrota.

Podríamos fracasar porque desconocemos la existencia del modelo matemático y sincrónico que rige el funcionamiento de todo el Universo. Así mismo, porque no comprendemos que los eventos aparentemente fluctuantes que ocurren en nuestra vida, en realidad están sujetos a una estructura periódica y no suceden “por casualidad”.

Esta sistemas cíclico involucra procesos regidos por leyes de sincronicidad que definen el comienzo y el fin de cada etapa.

Aprender el funcionamiento de estas leyes y aplicarlas en la vida diaria, equivale a sintonizarse con la armonía del Universo.

Ciclos comerciales

Lo expresado con anterioridad es también aplicable al tema empresarial, pues todo negocio también se rige por ciertos ciclos:

  • El ciclo de la empresa, que está estrechamente vinculado a su fecha de nacimiento, es decir, al día en que fue constituida o legalizada.
  • El ciclo del emplazamiento físico, que está asociado a la fecha en que fue firmado el documento legal que compromete la empresa con el inmueble (documento de compra, contrato de alquiler, etc.).
  • El ciclo personal del dueño de la empresa o de la persona que maneja la compañía. De hecho, cuando una empresa es legalizada, comienza a usar una denominación comercial, adquiere o renta un inmueble, instala equipos y mercancías, contrata personal y abre sus puertas al público. De esta manera, está actuando a partir de las decisiones personales tomadas por un ser humano o por un grupo de personas que reunieron sus voluntades a favor de una sola causa.
  • En el caso de una empresa que tenga muchos dueños (una junta directiva de accionistas) o una gran cantidad de directores, el ciclo del negocio es el que prevalece.
  • Si la empresa tiene un solo dueño y es este quien la dirige, su ciclo personal ha de ser tomado muy en cuenta, pues quizás el éxito empresarial no esté separado del éxito personal del dueño y por eso, exista una fuerte interrelación entre ambos ciclos.
  • A veces, según el tipo de negocio que sea, el ciclo personal es más importante que el ciclo empresarial.
  • Si el ramo de negocios de la empresa depende predominantemente de un público comprador que deba visitar la sede comercial, se debe tener muy en cuenta el ciclo del emplazamiento físico, pues a través de su conocimiento es posible determinar los momentos de mayor o menor afluencia, con la finalidad de aplicar los correctivos que se necesiten.

En virtud de las variables enunciadas con relación al estudio de los ciclos, el numerólogo profesional debe saber fusionar todas las tendencias y escoger las más relevantes, a los fines de suministrar al empresario una cabal asesoría empresarial que le ayude a escoger el momento oportuno para tomar acción.

A través del conocimiento de tus ciclos numerológicos personales, podrás tener la oportunidad de obtener una ayuda adicional para conocerte más a ti mismo/a y conocer por adelantado las oportunidades que se te pudieran presentar.

De esta manera, se te facilitará enfrentarte a la cotidiana toma de decisiones y acciones que debieras emprender durante tu vida y esto se traducirá en un importante ahorro de energía personal.

La Numerología muestra las tendencias
de un futuro maleable

Es oportuno señalar que la Numerología no predice exactamente lo que va a suceder (los sucesos no son predestinados), sino que señala el futuro más probable o el que tiene la mayor probabilidad de manifestarse según las principales tendencias bajo las cuales se desarrollarán cierto tipo de acontecimientos vinculados a cada período analizado.

Las tendencias de un futuro maleable
Foto por wallpaperflare.com

Una tendencia caracteriza el rumbo o la dirección que deberían tomar los sucesos durante un cierto lapso de tiempo. Sin embargo, la forma en que sucederán las cosas dependerá de como tú te conduzcas, de tu enfoque ante la vida, de tu libre albedrío y de la intención que pongas para superar los posibles obstáculos que estén establecidos, que no son más que aprendizaje.

En tal caso, podrás aprovechar tales tendencias a tu favor o por el contrario, desaprovecharlas y dejar pasar los momentos más favorables para actuar. De hecho, el futuro es maleable y puede cambiarse en un instante a través de tus elecciones.

Explicándolo de otra manera, a través de la Numerología es posible prever escenarios que pudieran generar determinados eventos, cuyos resultados finales dependerán en buena parte del libre albedrío de las personas involucradas en ellos, que al final serán responsables por haber escogido una de las múltiples combinaciones existentes dentro de un cierto escenario.

Mario Liani

Foto portada por Gerd Altmann en Pixabay.com

¡Comparte este contenido en tus Redes Sociales favoritas!

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on telegram
Share on email

¡No te pierdas nada!

¿Quieres estar al día sobre mis publicaciones más recientes, nuevos cursos y oferta de servicios, próximos eventos y los nuevos audios y videos que estarán disponibles en las redes?

Intégrate a nuestra creciente comunidad de personas interesadas en elevar su nivel de consciencia.

¿Te unes a nosotros?

Logoweb

Numerología Transpersonal by Mario Liani no promueve ni comercializa servicios y productos que prometan originar transformaciones milagrosas o instantáneas de lo noche a la mañana, sean del tipo que sean.

Mario Liani cree firmemente en la efectividad de la orientación y la enseñanza formativa que desde el año 2000 proporciona a personas y empresas, por medio de información estratégica para propiciar la toma de decisiones a través de la comprensión, el desarrollo y la puesta en práctica de las capacidades personales, combinadas con la precisa selección del momento más propicio para actuar.

Orientación Integral · Formación Profesional · Crecimiento Personal

© Todos los contenidos de este sitio web están bajo licencia de Creative Commons

Ir arriba

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para poder ofrecerte una experiencia personalizada de navegación. Si deseas seguir navegando, haz clic en el botón "Acepto" para aprobar nuestra Política de Cookies. Si no estás de acuerdo, puedes borrar manualmente las cookies desde el panel de configuración de tu navegador.