En tu Ahora no hay mañana

En tu Ahora no hay mañana · Kryon por Mario Liani

Esta fue una canalización dada en vivo, durante una época que parecía anunciar importantes cambios para la humanidad.

Más allá del momento que ocurrió, las palabras que allí se pronunciaron están más vigentes que nunca, pues se refieren a como enfrentar situaciones en que priva la incertidumbre y el cambio parece inminente.

En virtud del contenido y de los potenciales del año 2020, Kryon me pidió que volviera a canalizar algunos conceptos y explicara más a fondo las razones para que todos nos enfoquemos en vivir a plenitud nuestro «ahora».

Es conveniente destacar que el texto que sigue no es una transcripción exacta y literal de la canalización en vivo, puesto que las palabras canalizadas verbalmente poseen una calidad energética que no necesariamente puede llegar a ser plasmada por escrito.

En virtud de ello, he vuelto a canalizar a Kryon para realizar los ajustes necesarios, de forma que el texto mantenga la coherencia necesaria y el mensaje pueda ser procesado cabalmente por el lector que no estuvo presente en el evento en vivo.

Recuerdo con mucho cariño a la amable y alegre gente de Veracruz, México, pero principalmente a Lolita Monzón, a quien le agradezco de corazón por patrocinar magistralmente nuestro evento.

La voz de Kryon

Yo soy Kryon, en Servicio Magnético para toda la humanidad.

Y así es que nos encontramos nuevamente, mis queridos seres humanos, en este lugar que ya no es físico.

Este es un espacio que se ha tornado ínter dimensional, pues lo hemos creado para sentarnos a sus pies y escucharles en aquello que necesiten, anhelen o imploren, porque somos vuestra familia, estamos con vosotros desde siempre y nunca nos separamos de ustedes.

Hay momentos como este, en los que podemos estar en estrecho contacto.

Por eso, hemos creado estas reuniones que llamamos «Encuentros con la Familia Espiritual», pues todos formamos parte de un gran grupo de almas que tiene su propia voz, su anhelo y su estirpe.

La estirpe del Ángel Humano

Esta estirpe que todos nosotros representamos es el grandioso ser espiritual al cual ustedes llaman «ángel vestido de humano».

Sí, disfrazado de humano, experimentando la dualidad de nuevo, aprendiendo un poco más sobre aquello que ya saben, para sumarlo a su proceso evolutivo con la finalidad de engrandecer la gran matriz que se nutre de todas las experiencias de cada una de las almas que parten hacia esta jornada de exploración a la que acudieron.

Hoy es un día propicio para realizar una pausa y reencontrarse con su contraparte espiritual.

Este es el escenario: ustedes, disfrazados de humanos y nosotros, del «otro lado del velo», más aquí presentes y manifestados a través de estas palabras pronunciadas en la más pura e invaluable intención de amor que pudiera revestir el acto de cualquier ser que valore el proceso de dar y recibir.

Escúchate a ti mismo

Como se decía durante la meditación que oyeron hace un rato, la nostalgia de casa hizo que ustedes y nosotros nos encontráramos aquí durante el día de hoy.

Esta reunión no hubiera ocurrido si no hubiesen sentido en sus corazones el llamado a acudir para escucharnos.

Como se dijo al inicio de la jornada, sin tener consciencia de ello, ustedes vinieron a escucharse a sí mismos a través de la voz canalizada de sus propios anhelos, sin imaginar que este grupo de almas pudiera generar el clamor colectivo que representara la nostalgia y la necesidad de cada quien de entrar en directo contacto con su contraparte espiritual.

Es por eso que están aquí.

¿Qué es eso del Velo?

Oh, ¡qué complejo es entender aquello que ustedes llaman «el otro lado del velo»!

En una ocasión anterior, manifestamos que la gasa del velo es metafórica.

El velo es una palabra humana que habla de una suave y semi transparente gasa que ondula al viento, se mueve con sutileza y permite entrever aquello que está del otro lado: la sombra de un paisaje, las huellas de un camino, la luz de un crepúsculo y la promesa de un amanecer.

Que es el velo espiritual
Foto por wallpaperflare.com

El velo transmite la sensación de que hay algo detrás, pero no pueden ver con claridad a través de él ni traspasarlo porque es una membrana que no permite ser atravesada por manos humanas: sin embargo lo pueden vislumbrar con la amorosa intención del corazón.

Para lograrlo, se requiere que anhelen percibirlo, tal como lo hacen durante los momentos de vida en que sienten una gran añoranza de estar en Casa, de regresar a nuestro Hogar.

Este anhelo es similar a cuando realizan un viaje muy largo a través del mundo, dejan en casa a vuestros seres queridos y se despiden de ellos con la expectativa de regresar pronto.

Sin embargo, estando en la distante lejanía no dejan de pensar en el Hogar que añoran.

Quisieran regresar y abrazar a todos sus entes queridos, sentarse de nuevo con ellos en la mesa del comedor para intercambiar anécdotas, reír tontamente de las locuras o los desatinos de cada cual, criticar de buena fe o con sorna, alegría o malicia lo que hizo uno u otro… y compartir la alegría del reencuentro, tal como sucede de este lado, mis queridos.

La experiencia de la Unidad

En ese lado del velo todos nosotros solemos sentamos ante nuestras mesas de trabajo, para intercambiar las anécdotas evolutivas que validan el propósito de estar aquí para engrandecer nuestro linaje espiritual ante aquello que ustedes llaman Dios.

La palabra «Dios» no es más que el concepto de una gran experiencia acumulada de retos y deseos que nutren de manera constante la mesa de nuestra gran familia.

No es un dicho gratuito: somos UNO y es la más profunda de las verdades que hoy procuraremos recordar.

Para lograrlo, deben abrir el corazón al unísono para ampliar el espacio ínter dimensional que facilite el tránsito de la comitiva de almas que anhelan sostener un encuentro con su contraparte física.

No viniste para procesar: acudiste para sentir

Sabemos lo que están sintiendo: vuestro cuerpo está vibrando, los pies cosquillean, sienten escalofríos en la nuca, les palpita el pecho de la emoción y perciben los toqueteos de las entidades que acudieron a encontrarse con ustedes.

Sabemos lo que ocurre porque hubo un clamor, ustedes lo pidieron y la apertura emocional lo propició.

No viniste para procesar, acudiste para sentir
Foto por wallpaperflare.com

Como lo dijimos antes, esta es una experiencia para sentir. Olvídense de procesar: solo procuren estar presentes en el ahora de lo que aquí ocurre.

No sientan temor, no tengan dudas. No hay nada en que pensar.

Quédense donde están, permanezcan tranquilos, abran su corazón y entiendan que este espacio físico ha desaparecido: no hay piso ni techo; la silla en que se sientan es tan inmaterial como un colchón de aire flotando en el éter; sus pies se balancean en el vacío y sus manos reposan en la nada.

En este espacio sagrado, lo único que ahora sienten es el amor de la familia espiritual, canalizado a través de la palabra vocalizada por nuestro vocero y la vibración musical (señalando al pianista) que escuchan, que no es más que la interpretación de un momento sublime traducido a través de dos entidades humanas que trabajan en armonía para que ustedes perciban a consciencia la emoción de estar nuevamente en Casa.

Ahora se encuentran en este espacio ínter dimensional a salvo mientras su cuerpo físico ha quedado sentado en su silla, recibiendo la sanación necesaria para proseguir el camino que cada uno vino a recorrer durante su senda evolutiva.

De lo individual hacia lo colectivo

Como individuos, ustedes son responsables por los resultados de vuestro andar evolutivo: aquello que dejaron atrás, lo que sembraron en otros momentos de transición y lo que prepararon para enfrentar aquí, ahora.

Su presente, hablando en términos humanos, es consecuencia de aquello que dejaron aplazado para que fuera reparado, revisado o perfeccionado en su tiempo actual.

Es un proceso que nos involucra a todos, porque nosotros nos nutrimos de vuestras experiencias y hacemos que la energía de su aprendizaje individual se vaya reciclando continuamente favor de un proceso colectivo.

Por esa razón, acudimos para darles fuerza y reciclar juntos este maravilloso proceso evolutivo que la humanidad entera ha iniciado hace mucho tiempo.

El Ahora nunca se detiene: es permanente

Como lo hemos dicho en otras oportunidades, lo que sucede en la actualidad es intrínseco a un proceso de cambio que no ha sucedido todavía… ¡pero está ocurriendo!

Este es el importante tema central de las enseñanzas que impartiremos durante esta jornada, pues será una mensaje válido para cualquier proceso que les toque vivir donde haya un sentimiento de incertidumbre en relación al mañana.

Lo que acabamos de decir parece una paradoja, pero no tiene ningún sentido – desde el punto de vista práctico y evolutivo – que esperen a que mañana «ocurra algo».

Aquello que sucede «ahora» se convierte dinámicamente en el continuo «ahora» de mañana, pues el ahora nunca acaba: es permanente.

Esto puede resultar incomprensible para ustedes, pero es así como funciona y por eso lo explicaremos.

El ahora nunca se detiene, es permanente
Foto por wallpaperflare.com

El pasado, el presente y el futuro están rotando en círculos, como si se persiguieran unos a otros, pero durante esa persecución no hay forma de saber quien está delante y quien quedó atrás, porque el circuito siempre es el mismo.

Todo lo que ustedes creen que ya sucedió en sus vidas, en realidad ocurre simultáneamente porque es consecuencia de un «continuo ahora».

Mis queridos, es importante que comprendan que lo más valioso que poseen como humanos es la absoluta certeza de que «ahora» existen, atestiguando lo que ocurre en tiempo real.

Muchos suelen decir: «Estoy preocupado, no puedo dormir porque mi mente no deja de especular sobre las posibles consecuencias de aquello que podría suceder mañana. Me dijeron que sucederá «algo». ¿Y si mañana ocurre aquello y me agarra desprevenido? ¿Qué pasará conmigo, qué sucederá con nosotros?».

Si supieran la importancia del concepto «ahora», no desperdiciarían un solo segundo especulando que podría suceder «mañana», porque hasta que no lleguen a esa nueva porción de su «ahora», estarán hipotecando su vida, su tiempo y sus anhelos por algo que quizás no esté previsto que ocurra.

Cuando esperan que algo suceda, comienzan a sentir ansiedad, desasosiego, inquietud y preocupación. ¡Qué desperdicio de energía!

Conmemorar sin esperar nada

Como les decía nuestro vocero, estamos conmemorando algo… sin esperar a que ocurra nada (en referencia a la fecha 11-11-2011).

Conmemorar sin esperar nada
Foto por wallpaperflare.com

La clave 11:11 es una suerte de catalizador que representa un llamado de atención para el despertar espiritual, pero si tratan de interpretarlo de otra forma, podrían perder la perspectiva de lo que realmente está sucediendo.

Este código numérico fue implantado en la percepción espiritual de toda la humanidad, pero no ha estado destinado a una pequeña minoría.

Muy atrás en vuestro tiempo, pocos adeptos podían tener acceso a informaciones codificadas que representaran catalizadores de sucesos. Los que conocían su significado, una pequeña minoría, lo ocultaban con mucho celo.

Aunque lo anterior ocurría antaño, este código – que ha surgido en la humanidad durante los últimos 20 años – ha estado al alcance de todo el mundo, sin excepciones, credos o razas. Muchos lo han visto y han sentido en su interior un llamado a hacer algo o a preguntarse que está pasando.

El hecho de haber sentido la inquietud de buscar respuestas o de procurar quien les revelara el interrogante, fue suficiente para generar un proceso de cambio de paradigmas en cada una de las personas que lograron reconocer ese código implantado en si mismos.

Un llamado codificado para despertar

¿Por qué dijimos «reconocieron ese código implantado en si mismos»?

Queridos, ustedes suelen prestar atención a aquello que les gusta o con lo que se identifican, pues poseen una visión selectiva que es intrínseca a vuestra naturaleza humana. Por esa razón, debería resultarles significativo que una vez vislumbrado el código 11:11, todo el mundo haya sentido un llamado interior a querer saber más. ¿Por qué?

Porque el código 11:11 representa un alerta codificado para despertar y preguntarse individualmente lo que toda la humanidad debería cuestionarse:

¿Quién soy?
¿Por qué estoy aquí?
¿Qué hago?
¿Qué se espera de mí?
¿Cómo puedo ser mejor ser humano?
¿De qué forma puedo ayudar a cambiar el mundo para mejor?
¿Qué debo hacer para ser partícipe de este momento de cambio planetario?
¿Cómo puedo convertirme en un héroe que ayude a salvar la humanidad?

Humanos, ¡por supuesto que pueden convertirse en héroes!

En verdad ya lo son, por el hecho de haber decidido permanecer en el planeta durante este instante de cambio a las puertas del 2012. Esa es la razón por la que escogieron estar aquí AHORA, después de haber recibido tantos y tantos llamados reiterativos a través del código 11:11.

«Kryon, entonces dinos que queda por hacer».

No hay nada que hacer. ¡Ya lo están haciendo!

El fin de la dualidad siempre es Ahora

En el preciso instante en que sintieron la inquietud de «hacer algo», despertaron y se pusieron en marcha para propiciar la ruptura de la dualidad que no les permite percibir como es «esto».

Por esta razón, el código 11:11 anuncia «el fin de la dualidad».

El fin de la dualidad siempre es Ahora
Foto por wallpaperflare.com

Ahora bien, el fin de la dualidad no es una meta que esté escrita en una suerte de aviso de tránsito que diga: «Fin de la dualidad: faltan 20 km». No es así.

El proceso que conduce hacia la conclusión de la dualidad está ocurriendo ahora, pero si nos hubiésemos reunido en este mismo recinto 20 años atrás, también hubiésemos dicho: «El fin de la dualidad es ahora», porque AHORA estamos dando los pasos necesarios para gestar el cambio.

Entonces, ¿por qué preocuparse por anunciar algo que fue comunicado?

Hay que festejarlo a lo grande, como hoy lo estamos haciendo, porque para ustedes la vida es un acto de celebración que suele ocurrir en el Ahora.

Imaginen que un ser humano dijera: «Bueno, tengo algo muy bonito que conmemorar, pero lo voy a celebrar dentro de un año porque ahora no tengo ganas». ¿Cómo sonaría eso? Un poco raro, pesimista, inclusive triste o decepcionante.

Nos encontramos aquí celebrando el 11:11 porque ustedes y nosotros estamos caminando juntos por esta senda evolutiva y no porque de aquí en adelante vaya a ocurrir «algo».

¡Qué maravilloso momento para conmemorar este proceso!

¿Qué pasó al dia siguiente?

Nos encontramos al día siguiente (12-11) de la famosa fecha anunciada.Preguntémonos: ¿qué pasó hoy, al día siguiente del 11:11?

Vamos especular un poco.

Ayer el planeta entero festejó el 11:11.

Desde el otro lado del velo, es regocijante sentir tan hermosa energía de celebración y de corazones palpitando al unísono con la esperanza puesta en un código que para muchos representa el advenimiento de una nueva era, pero para otros, la expectativa de que «va a suceder algo así como una masiva ascensión planetaria».

Que paso al dia siguiente del 11 11
Foto por wallpaperflare.com

Mis queridos, pareciera que estuviéramos hablando – en vuestra visión – de una película de ciencia ficción: se abren portales ínter galácticos, aparecen naves espaciales, se presentan infinitas escaleras al cielo para que todos, vestidos de blanco, vayan flotando en elevación hacia una nueva dimensión.

Ahora, yo les pregunto: ¿qué pasó hoy, al día siguiente?

¿Encendieron el TV? ¿Se asomaron por la ventana de su casa? ¿Vieron algo diferente? ¿El mundo cambió?

¡Nada ha cambiado!

Créanme: no es así como esto funciona.

La ascensión a través de una nueva consciencia

La elevación de todo el planeta es HUMANA.

Esta ascensión debe hacerse en carne y hueso, con tierra donde pisar, rodeados de todo lo que han creado y seguirán creando bajo un nuevo estímulo, con una nueva visión, una nueva consciencia y una vibración más elevada.

¿Eso implica el desvanecimiento del cuerpo físico? No. Significa seguir en la senda evolutiva con un nuevo estado de percepción.

¿Oh, esa disposición los va a hacer sentir más livianos y más etéreos? ¡Por supuesto! Les doy un ejemplo.

La ascension a traves de una nueva consciencia
Foto por wallpaperflare.com

Cuando tienen afecto, empleo, dinero, casa propia, automóvil y un buen gobierno, ¿cómo se sienten? Livianos, felices y contentos, pues no pasa nada malo en sus vidas.

He allí donde está el punto. La felicidad que sienten es resultado de la percepción que tienen sobre lo que están viviendo.

Por consiguiente, si un gran grupo de humanos que genere masa crítica – no diremos que sea todo el planeta – comienza a encarar la vida de manera apropiada, generando cambios a través de novedosas actitudes de liderazgo que estén propiciadas por una consciencia más depurada, ¿qué pasará con el resto de la humanidad?

Al sentir que ocurren cambios positivos, querrán sumarse, hasta que la gran mayoría atraiga al resto, como siempre suele suceder cuando ocurren grandes movimientos de masa.

Los cambios ocurren en el Ahora

Mis queridos, lo que interesa realmente en todo este proceso es el significado del código 11:11.

Enfrenten la dualidad.
Recuperen el liderazgo de sus vidas.
Sean dueños de su propio destino.
Dejen de enfrentarse y cooperen entre sí.

Demuestren con su propio ejemplo individual que ustedes son capaces de realizar cambios relevantes a través de su intención.

Ustedes son factores de cambio, pero no esperen a que «mañana» todo se encuentre transformado, porque para que ocurra, ustedes lo deben propiciar en el AHORA.

Entonces, ¿qué creen que pudiéramos sugerirles ante esta circunstancia?

Están en el Ahora. Miren lo que está pasando aquí, hoy, ahora, en sus vidas.

¿Qué ocurre hoy? ¿Cómo está su familia, su relaciones afectiva, su entorno social? ¿Qué tal su empleo? ¿Qué hay de aquello que les preocupa? ¿Qué tienen que hacer para resolverlo AHORA?

«No, Kryon, ahora no voy a hacer nada porque me dijeron que cuando venga el 11:11 va a ocurrir algo grandioso y todo va a cambiar. Por eso, voy a esperar que eso suceda para comenzar a tomar decisiones en mi vida.»

Señores, eso no es aconsejable… Se estarían haciendo un daño enorme, porque estarían dejando de vivir, de disfrutar y por ende, de celebrar.

¿Cuántos «Ahora» perdiste?

Lleven esta energía de celebración a sus hogares y lugares de trabajo y conmemoren el Ahora, como el punto de partida de cada caminata diaria que emprendan.

¿Hay algo con su empleo, con su jefe o con un compañero de labores que necesite ser resuelto? ¿Hay algo en su hogar o en su familia que deba ser conmemorado? ¿Por qué no se ocupan ahora de aquello que debe ser enfrentado? ¿Cuanto tiempo van a esperar para festejarlo?

Seguramente habrán escuchado comentarios como el que sigue…

«Oh, si hubiese disfrutado ese momento que perdí, si hubiese tenido el valor de hablar con esa persona que tanto me gustó en esa época… Dudé, preferí esperar para hacerlo después, pero ese mañana nunca llegó.»

Querido humano, ¿cuántos «ahora» perdiste? ¿Cuántos «ahora» intentaste recuperar sin éxito? ¿Lo recuerdas? ¿Podrías hacerte un examen de consciencia para entender las razones que te impulsaron a dejar de vivir el presente en tantas oportunidades?

Todo el potencial en las suelas
de tus zapatos ínter dimensionales

Queridos, les insto a que se examinen hoy y en días venideros, con los ojos bien abiertos, con los oídos puestos y con la consciencia despierta para poner atención a todas las veces que aplazan la posibilidad de disfrutar del Ahora.

Esta es la razón por la que el código 11:11 se relaciona con el manejo de la dualidad y la comprensión de que los eventos reseñados como pasado, presente y futuro, en realidad ocurren en un mismo instante.

Tus zapatos interdimensionales
Foto por wallpaperflare.com

Cada uno de ustedes calza en sus pies unos zapatos cuya suela está compuesta por una mezcla de pasado, presente y futuro, donde no hay posibilidad de distinguir cada potencial por separado, pues todo está compactado en el mismo soporte.

Cuando emprenden una caminata por la vida, llevan consigo el potencial de todo lo que la suela de sus zapatos ha pisado alguna vez, de manera que cuando afirman su pisada, lo hacen sobre toda la experiencia acumulada que se condensó en la huella del Ahora.

Si prestan atención a cada paso que dan, reafirman su atención al Ahora de su vida, pero cuando frenan y retroceden, detienen el flujo perceptivo de la experiencia que podrían tener.

Vuestros «zapatos ínter dimensionales» no necesitan que los dirijan, pues saben donde pisar. Así que cuando frenan la marcha y se detienen para pensar – hecho que equivale a dudar – pierden la conexión automática que facilitaba su marcha.

Recordando el juego del Ahora

Queridos humanos, ¿por qué hipotecar el mañana, por qué preocuparse por algo que no está ocurriendo «ahora»?

No dejen ir el momento presente: aprópiense de él y háganlo suyo, pues cuando acarician el ahora, la sangre circula por sus venas, sus pies sienten la tierra que pisan, sus manos toman lo que desean tener y su corazón lo atesora.

Reconéctense AHORA con la esencia espiritual que guardan en el otro lado del Velo, desde ese lugar donde apostaron con sus compañeros álmicos que conseguirían recordar antes que ellos como se juega este juego.

¿Podrían ganar a quienes apostaron contra ustedes a que no lo lograrían?

Aunque la dualidad no les permite percibir exactamente que sucede, por lo menos conocen el concepto y han entendido que el camino se hace al andar, como ustedes dirían.

Por tanto, busquen las razones que les han cercenado la posibilidad de experimentar las situaciones que han dejado atrás.

Retomen el camino de regreso al Hogar

Nosotros, mis queridos, deseamos que momentos como este se repitan a menudo para que podamos hablar con ustedes – nuestra contraparte humana – de la manera franca y coloquial en la que están acostumbrados. Este es el dialogo que mejor valoran, porque lo perciben primero con sus oídos y luego con su corazón.

Por eso que hemos propiciado estos encuentros y esa es la razón por la que nosotros acudimos a insuflarles aliento, mostrarles señales y darles sugerencias, con el único anhelo de que juntos podamos encontrar el camino de regreso a Casa.

El regreso al Hogar no implica abandonar vuestra experiencia en el plano terrenal. Es probable que muchos de ustedes digan: «¡que fastidiado estoy de esta vida terrenal; quiero regresarme a mi Hogar; la dualidad me agobia demasiado».

Sí, lo sabemos, pero esa no es la solución.

Al contrario, deben encontrar aquí las respuestas y llevarlas de regreso para nutrir a la gran matriz que integramos todos.

Retomando el camino de regreso al Hogar
Tus zapatos interdimensionales

Ese es el gran reto. Es por eso que están aquí y es la razón por la que acudimos a ayudarles a percibir la huella que dejaron, que no es más que el rastro que marca la senda que deben transitar de nuevo.

Con esto, ya nos sentimos satisfechos y los honramos, porque ustedes son los héroes que decidieron dejar atrás la gran Familia Espiritual para venir a experimentar las restricciones que representa el reto físico y planetario de Gaia.

Por tanto, regresaremos aquí todas las veces que sea necesario, nos encontraremos en cualquier recinto que esté disponible y les daremos todas las palabras de aliento que se requieran. Esta es la misión que nuestro canal, ustedes y nosotros hemos pactado, pues sabíamos a que veníamos y conocíamos todos los potenciales.

Ustedes representan una matriz de almas que sabían que hoy habría un encuentro pautado para refrescar nuestro nexo familiar y activar el propósito de enfrentar lo necesario para contribuir a la transformación planetaria.

El cambio está ocurriendo AHORA: ¡abrácenlo!

Pacto de sanación

Todos, con vuestra presencia, hemos derrochado energía senadora sobre este recinto.

En sincronía con la música de las altas esferas, los ángeles elevaron sus voces y las palabras intencionadas que se pronunciaron, propiciaron potenciales de sanación para cada uno de ustedes.

Con anterioridad, nuestro vocero les sugirió que pactaran con su Yo Superior aquello que necesitaran pedir, pues durante estos encuentros ocurre sanación en mayor o menor grado para aquel que la solicite.

La sanación que está a vuestra disposición consiste en la disolución de algún implante restrictivo – bien sea en lo físico, emocional o espiritual – que aligere el paso durante vuestro camino evolutivo.

Quizás se pregunten como funciona o por que ocurre el proceso de sanación durante nuestros eventos.

Ustedes deben saber que en la actualidad el tiempo humano se ha acelerado y debido a ello, los cambios o las transformaciones ocurren de manera acelerada.

De hecho, el fenómeno del 11:11 se relaciona con la aceleración del tiempo.

Es más, ¿en qué ámbitos la mayoría de ustedes han visto el 11:11? Principalmente en los relojes digitales. Así mismo, ¿recuerdan percibir el 11:11 muy velozmente, como si no hubiera tiempo suficiente para captarlo a cabalidad?

¿Qué les dice eso? ¡Que están experimentando una gran aceleración del tiempo!

Al acelerarse el tiempo, se precipitan los potenciales del cambio, la dualidad desaparece gradualmente, las intenciones se multiplican de manera exponencial y las transformaciones se suceden en el día a día de vuestro Ahora.

Esta es la razón para que ocurra sanación en instantes como este.

Durante este proceso, deben haber sentido la presencia de una gran comitiva espiritual integrada por sus ancestros y el grupo de almas guía, que han estado presentes en todo momento para acompañarles energética y emocionalmente.

Por lo tanto, si tienen algo pendiente por solucionar con alguien que haya partido prematuramente de regreso a Casa, este es el momento adecuado para hacerlo.

Solo con agradecer su presencia, abrazando la amorosa intención de haber acudido con ustedes, es suficiente, pues ellos desean sentir el amoroso reconocimiento de la Familia Espiritual, un intangible amor de familia que no es posible cuantificar.

Nosotros somos vuestra Familia, ustedes son nuestra Familia, todos somos UNO. No hay fronteras ni límites para que esta comunicación se produzca.

En la ínter dimensionalidad, mis queridos, no hay despedidas. Por lo tanto, nosotros no nos vamos a despedir de ustedes.

Les abrazamos, los bendecimos y esperamos verlos y sentirlos en una próxima oportunidad.

Se les ama intensamente.

Y así es.

Kryon por Mario Liani

Foto por Mario Liani – Veracruz, México – Noviembre 2011

¡Comparte este contenido en tus Redes Sociales favoritas!

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on telegram
Share on email

¡AGRADEZCO TUS COMENTARIOS CONSTRUCTIVOS!

¡No te pierdas nada!

¿Quieres estar al día sobre mis publicaciones más recientes, nuevos cursos y oferta de servicios, próximos eventos y los nuevos audios y videos que estarán disponibles en las redes?

Intégrate a nuestra creciente comunidad de personas interesadas en elevar su nivel de consciencia.

¿Te unes a nosotros?

Logoweb

Numerología Transpersonal by Mario Liani no promueve ni comercializa servicios y productos que prometan originar transformaciones milagrosas o instantáneas de lo noche a la mañana, sean del tipo que sean.

Mario Liani cree firmemente en la efectividad de la orientación y la enseñanza formativa que desde el año 2000 proporciona a personas y empresas, por medio de información estratégica para propiciar la toma de decisiones a través de la comprensión, el desarrollo y la puesta en práctica de las capacidades personales, combinadas con la precisa selección del momento más propicio para actuar.

Orientación Integral · Formación Profesional · Crecimiento Personal

© Todos los contenidos de este sitio web están bajo licencia de Creative Commons

Ir arriba

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para poder ofrecerte una experiencia personalizada de navegación. Si deseas seguir navegando, haz clic en el botón "Acepto" para aprobar nuestra Política de Cookies. Si no estás de acuerdo, puedes borrar manualmente las cookies desde el panel de configuración de tu navegador.